• X

MI CAMINO

Sigo cayendo? No, sigo levantándome y tropezando, pero nunca más cayendo. Entre más desconectado del mundo, más conectado conmigo mismo… vale la pena? No sé, espero que a futuro lo haga… o mejor dicho, tengo la certeza de que lo hará… Por qué lo sé? Porque es mi vida y voy rumbo a mi meta. My Way, al final.

Descubrí algo ayer, vine a trabajar en mi bicicleta y me di cuenta que nunca fui un ciclista, al menos no uno que viera a su “cleta” como un medio de transporte. Para mí era mi escape, sin rumbo, sin tiempo… sin apuro, sin estrés. No creo volver a repetir lo de ayer, corrompería lo que fue (es) para mí el estar arriba de una bicicleta. Otra cosa que perdí acá en Santiago. No tengo mar que oculte mi llanto en el sonido de sus olas, no tengo caminos o cerros para cruzarlos en 2 ruedas de la forma que a mí me gusta… Me queda la música y caminar, probaré eso mañana… Y si no resulta, bueno, mi miente siempre será mi santuario.



0 vistas
M Negra.png